Falleció el periodista Enrique Tellaeche Ocaño

Mexicali, B.C. (AFN). – En las primeras horas de este domingo dejó de existir en Mexicali, el conocido y experimentado periodista Enrique Adalberto Tellaeche Ocaño, a los 63 años, víctima de complicaciones de salud que arrastraba desde hace poco más de dos años.

El periodista Enrique Adalberto Tellaeche Ocaño/Cortesía

Aguerrido, inquieto, siempre alegre, detallista en los temas que trabajaba; incisivo con sus preguntas y un obsesionado por el buen hablar o mejor escribir, el bajacaliforniano irrumpió en las redacciones de la entidad, desde muy joven y laboró en algunos medios de Tijuana, ciudad en la que vivió durante muchos años, hasta que decidió avecindarse en Mexicali (su ciudad natal), tras atender comisiones de trabajo en aquella capital.

Tellaeche Ocaño se desempeñó en varios medios de comunicación, en Tijuana y Mexicali, y fue corresponsal -por algunos años- del diario nacional “El Universal”; trabajo por largos periodos en Agencia Fronteriza de Noticias (AFN), casi desde la fundación de este medio digital, del que entraba y salía, según sus necesidades, ya que siempre fue un hombre muy inquieto.

Católico convencido y nacionalista al extremo, el periodista laboró además en las áreas de comunicación social del Congreso del Estado y de la entonces Procuraduría General de Justicia, hoy Fiscalía General del Estado, y luego regresó a las filas periodísticas; no solo se mantuvo dentro de la prensa impresa, sino que también incursionó en la radio.

Nacido el 20 de febrero de 1957, Tellaeche hizo además colaboraciones internacionales y trabajó como corresponsal para Notimex, MVS y realizó enlaces periodísticos para Javier Solórzano.

Hace aproximadamente dos años, al trasladarse al estado de Yucatán para atender temas profesionales sufrió una fuerte embolia que lo puso muy grave; se le regresó a Baja California de inmediato; al año siguiente fue víctima también de un infarto, y como consecuencia de esto, su movilidad de redujo considerablemente y presentaba problemas en el habla, sin embargo, no dejó de trabajar.

A Tellaeche Ocaño le sobreviven sus hijos Gabriel Enrique, Jorge Ernesto y Alejandra Monserrat.

Esta mañana, después de trascender la muerte del periodista, el gobernador Jaime Bonilla Valdez, en su mensaje diario ofreció el pésame a sus deudos y recordó alguna anécdota de cuando Tellaeche Ocaño trabajó en el periódico Baja California de Tijuana, que fue propiedad del hoy mandatario estatal, por lo que, a través de una esquela, le despidió como su “colaborador”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s